Activista Greta Thunberg parte a Ginebra en preámbulo de su gira y paso por Chile

Su objetivo es hablar ante Naciones Unidas durante la cumbre climática del 23 de septiembre, tras lo cual continuará hacia Chile, donde se celebrará la conferencia de la ONU contra la emergencia climática, el próximo diciembre.

La activista medioambiental sueca Greta Thumberg partió este sábado hacia Ginebra, donde hará una etapa previa a la gira global que piensa realizar en un velero a Nueva York y Chile para llevar su alerta contra la crisis climática.

Thumberg salió en tren en dirección a Lausana, según informa la activista a través de su cuenta en Twitter, donde alude a su travesía transatlántica, que realizará en un velero pilotado por Pierre Casiraghi, hijo de la princesa Carolina de Mónaco, y el regatista alemán Boris Hermann.
Su propósito es desplazarse desde Suiza a Reino Unido y partir a continuación hacia Nueva York para una travesía que se prolongará unas dos semanas.
Su objetivo es hablar ante Naciones Unidas durante la cumbre climática del 23 de septiembre, tras lo cual continuará hacia Chile, donde se celebrará la conferencia de la ONU contra la emergencia climática, el próximo diciembre. Thunberg se despidió el viernes de sus seguidores en Estocolmo, en una acción ante el Parlamento sueco, el lugar donde inició su campaña de huelgas en protesta contra la crisis climática, origen del movimiento
global “Fridays for Future”.
Las acciones de la activista no están exentas de controversia, sea de quienes le recriminan que mueva al absentismo escolar a las decenas de miles de menores que se han sumado a su movimiento en todo el mundo, sea de quienes cuestionan su estado mental.
Un destacado periodista australiano del “Herald Sun”, Andrew Bolt, la calificó esta semana en twitter de “profundamente perturbada” y relacionó lo que denomina “campaña de pánico climático” con el diagnóstico de síndrome de Asperger de la activista.
Thunberg respondió a esa crítica desde twitter, su canal habitual de comunicación, y dijo que, efectivamente, se sentía “profundamente perturbada” por tales mensajes de odio.
A Thumberg, de 16 años, la acompañarán en su travesía a bordo del “Malizia II”, además de los mencionados pilotos, su padre y un cineasta.
El velero, de 18 metros de eslora, no genera emisiones tóxicas, ya que está habilitado con placas solares y turbinas submarinas.

Fuente: El Mostrador

Anuncios

Académica Paulina Aldunce expuso en conferencia clave sobre cambio climático de cara a la COP25

El encuentro convocó a investigadores de diversos países con el propósito de avanzar en propuestas desde el mundo de las ciencias para las negociaciones y toma de decisiones sobre cambio climático.La también investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2), una de las tres representantes de la U. de Chile ante el Comité Científico nacional de la cumbre COP25, expuso un análisis de los principales desafíos sobre adaptación y transformación ante el calentamiento global en la Conferencia sobre Cambio Climático realizada en la ciudad alemana de Bonn.

El encuentro convocó a investigadores de diversos países con el propósito de avanzar en propuestas desde el mundo de las ciencias para las negociaciones y toma de decisiones sobre cambio climático.

La participación de la profesora Aldunce en la reunión es la primera intervención de Chile en una instancia científica clave respecto a las medidas que se buscan impulsar desde la COP25.

La participación de la profesora Aldunce en la reunión es la primera intervención de Chile en una instancia científica clave respecto a las medidas que se buscan impulsar desde la COP25.

La académica expuso un análisis de los principales desafíos sobre adaptación y transformación en Chile, tema que será el eje de una conferencia internacional que realizará la U. de Chile en octubre.

La académica expuso un análisis de los principales desafíos sobre adaptación y transformación en Chile, tema que será el eje de una conferencia internacional que realizará la U. de Chile en octubre.

 

Un hito marcó la primera intervención de Chile en una de las instancias científicas internacionales más importantes en relación a las medidas que se buscan impulsar desde la COP25 frente a la emergencia del calentamiento global. La académica de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, Paulina Aldunce, fue la representante nacional encargada de exponer en la “Undécima Reunión de Diálogo en Investigación”, encuentro organizado en el marco de la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU realizada en la ciudad alemana de Bonn el pasado 20 de junio.

La reunión convocó a investigadores de diversos países con el propósito de avanzar en propuestas desde el mundo de las ciencias para el avance de las negociaciones y toma de decisiones en la COP25, evento global sobre cambio climático que se realizará en Chile a fin de año. La profesora Aldunce -quien también se desempeña como investigadora del Programa de Reducción de Riesgos y Desastres (CITRID)- destacó la importancia que tiene para nuestro país ganar un espacio de participación en esta instancia que busca generar medidas y soluciones para enfrentar el fenómeno que amenaza con elevar hasta 2° Celsius la temperatura de la Tierra en las próximas décadas.

“La COP cada vez está tomando más decisiones basadas en la ciencia y éste es un espacio clave de discusión científica para alimentarla. Es la primera vez que invitan a Chile a este encuentro que reúne a los científicos que tienen mayor relación con las otras instancias de la cumbre. Esta participación permite plantear los temas sobre cambio climático que estamos tratando en Chile y en países similares a nosotros”, comentó.

Junto a la profesora Aldunce, la profesora de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile (FCFM) y directora del CR2, Maisa Rojas, fueron parte de la delegación chilena que viajó a la Conferencia sobre Cambio Climático de Bonn. Ambas investigadoras, junto al profesor Rodrigo Palma de la FCFM, representan además a la Casa de Bello en el Comité Científico impulsado por nuestro país de cara a la COP25.

Hacia la Conferencia Transformaciones 2019

La académica expuso un análisis de los principales desafíos sobre adaptación y transformación en Chile ante el cambio climático, particularmente cómo el tema está siendo abordado desde las ciencias. Esta perspectiva, explicó Aldunce, aborda cómo la sociedad responde y se transforma ante el cambio climático, proceso planificado o espontáneo que implica cambios profundos e involucra a diferentes actores sociales en distintos niveles, desde el espacio local hasta el internacional.

Las presentaciones realizadas por los distintos científicos y el trabajo realizado en este cónclave, señaló la académica, se convertirán en un informe que será dado a conocer en la “Conferencia Transformaciones 2019”, encuentro internacional organizado por la Universidad de Chile que se realizará entre el 16 y el 18 de octubre, en la antesala de la COP25. La instancia, en la que participarán además dos premios Nobel, reunirá a investigadores de distintas partes del mundo para analizar los cambios transformadores asociados al cambio climático, así como otros desafíos sociales y ambientales contemporáneos.

“Tenemos la necesidad de transformarnos, pero también tenemos la necesidad de aprender cómo hacerlo, y en esa necesidad es donde la Conferencia Transformaciones 2019 se impulsa para posicionar este concepto, cómo se implementa y darle la importancia que le corresponde en nuestro país”, comentó la profesora Aldunce.

La COP es la cumbre sobre cambio climático más importante del mundo. La instancia, que reúne a representantes de 197 países, se reunirá el próximo mes de diciembre en Chile para impulsar políticas activas para cuidar y proteger el planeta. La cita planetaria también buscará fijar criterios para el cumplimiento del Acuerdo de París y mejorar las metas para reducir la emisión de CO2.

Texto: Cristian Fuentes
Prensa UChile
Jueves 4 de julio de 2019

Análisis: El cambio climático como problema de desigualdad | (CR)2

Imagen relacionada¿Somos todas las personas igual de vulnerables ante el cambio climático? Esta puede parecer una pregunta válida si se piensa que el clima nos debería afectar a todos los humanos de manera homogénea, pero esto no es así. Lo primero que se debe entender cuando se habla de cambio climático es que éste es, justamente, un problema de desigualdad en varios niveles.

Hay que partir señalando que los países que más contribuyen al cambio climático no serán los más perjudicados, pues cuentan con mayores recursos y opciones para prepararse ante los impactos. De hecho, estos países llevan décadas preparando a sus comunidades con, por ejemplo, planes de diversificación de su matriz económica, fortalecimiento de los gobiernos locales, etc. En cambio, los países más pobres cuentan con poca información del cambio climático y la que tienen no está adecuadamente procesada o no es accesible, pues sus instituciones recién están incorporando esta temática a sus políticas públicas. Además, estos países están enfrentando múltiples desafíos que son visualizados como más urgentes que el cambio climático (combatir el hambre, los problemas de seguridad, corrupción, narcotráfico, entre muchos otros relacionados con los altos niveles de pobreza), lo que les dificulta desarrollar las necesarias estrategias de preparación para enfrentar los efectos que ya se están visualizando.

Según el ranking de vulnerabilidad de la Notre Dame Global Adaptation Initiative, Chile está mejor preparado que otros países, encontrándose en el puesto número 27 de las naciones que no se verán tan fuertemente impactadas por el cambio climático, aunque, igualmente, se encuentra por debajo de la media de los países de la OCDE. Sin embargo, nuestra dependencia de los recursos primarios, los que a su vez dependen del agua, como la agricultura y la minería, y el no tener diversificación de la matriz productiva, nos impiden tener la suficiente resiliencia frente a impactos como la sequía, la que afectará a muchos sectores económicos. Esta amenaza se ve especialmente agravada por las condiciones institucionales que favorecen la sobreexplotación de los recursos hídricos, dejando en una posición aún más vulnerable a la población rural dependiente de la pequeña agricultura y a los asentamientos humanos que enfrentan problemas de abastecimiento de agua potable.

Esta diferenciación entre países que cuentan con más y aquellos con menos recursos también se replica a menor escala al interior de los propios territorios. En el caso de Chile, las viviendas de las comunas más ricas cuentan con mayor y mejor aislación que las viviendas sociales o de autoconstrucción de las comunas más pobres, siendo capaces de soportar mejor las temperaturas extremas. A esto se suma que estas comunas cuentan con una mayor cantidad de áreas verdes, lo cual es sumamente importante pues la vegetación regula la temperatura.

Aquí entra en juego el concepto de “islas de calor”. Estas islas no son un fenómeno físico ni natural, sino que es una construcción social, una manera de construir nuestras ciudades, que hace que el calor se intensifique en ciertas zonas urbanas principalmente vulnerables, debido, entre otras cosas, a la escasez de áreas verdes. Las personas que viven en las “islas de calor” son las que se verán mayormente afectadas por las temperaturas extremas, sobre todo en aquellos meses que sobrepasarán los 30 °C. Esto claramente se podría clasificar como una injusticia social, porque son las personas con menos recursos las que viven bajo estas condiciones de estrés climático, soportando altas temperaturas en construcciones que no cuentan con mecanismos para enfrentarlas, sumado a que no cuentan con recursos para escapar de esta situación.

En el caso de Santiago, se pueden apreciar las diferencias de temperatura entre los distintos sectores de la ciudad. En el sector oriente, por ejemplo, donde hay una menor densidad de construcción y más áreas verdes, se presentan temperaturas más frías. Algo similar ocurre en el resto de las ciudades del país, las que reproducen el crecimiento y segregación de las zonas metropolitanas. En Chillán, por ejemplo, donde hay más de 30 °C en verano y bajas temperaturas en el invierno, sumado a la contaminación atmosférica, se observa que la gente de mayores ingresos vive en parcelas de agrado o condominios ubicados en la periferia, donde hay mejores condiciones climáticas y de habitabilidad.

No siendo esto suficiente, la vulnerabilidad ante el cambio climático no sólo es desigualdad desde el punto de vista económico, sino que también afecta diferenciadamente según el grupo etario, género y etnia. En el primer caso los adultos mayores son los más afectados por el cambio climático, debido a su sensibilidad frente a los cambios de temperatura y a la contaminación atmosférica. En tanto, en el segundo, son las mujeres, pues son las que más mueren en eventos extremos y desastres. Además, generalmente, se les atribuye el rol de cuidado del hogar, de los niños y de los ancianos, lo que les impide moverse o migrar en caso de necesidad. En relación al tercer caso, hay pueblos originarios que viven de la agricultura, viéndose altamente impactados en situaciones de escasez hídrica, por lo que deben dejar su forma de vida y migrar, con el consiguiente deterioro de su cultura, lo que también se considera una consecuencia del cambio climático.

En síntesis, la vulnerabilidad ante el cambio climático no afecta a todos por igual, siendo esto el resultado de un tema político, cultural, social y una desregulada planificación territorial, entre otras formas de construir nuestras sociedades. En el caso de Chile, además, responde a que los recursos naturales están en manos del mercado, no hay participación ciudadana significativa, y contamos con una débil institucionalidad para fiscalizar y preparar a los territorios frente a los desafíos del cambio climático. Bajo este contexto, el cambio climático se está transformando en una barrera para alcanzar el anhelado desarrollo y, sin duda, en una amenaza que profundiza nuestra ya preocupante desigualdad.

Anahí Urquiza, académica del Departamento de Antropología, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile e investigadora (CR)2

Fuente: Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 http://www.cr2.cl/

Desafíos climáticos de cara a la COP25: a propósito del anteproyecto de ley de cambio climático

67404310_389768424982718_7132920495074181120_nLa ley cumple un papel ordenador dentro del sistema jurídico, en especial cuando las medidas que conlleva implican restricciones a los Derechos. Partiendo de esta afirmación es que revisamos el anteproyecto que el Ministerio del Medio Ambiente está sometiendo a consulta pública sobre la ley marco de cambio climático. Aquí van algunos breves comentarios.
Nuestro parecer en torno a un avance de las acciones que deben emprenderse no se concreta en este proyecto que deja “para después” las medidas importantes como las restricciones a los gases de efecto invernadero (GEI), que se presenta como una hipótesis de mínima si realmente se quiere avanzar en el tema.
Veamos algunos planteos del proyecto en particular: la institucionalidad que incluye el anteproyecto de ley recoge el estado actual de la institucionalidad a cargo del cambio climático. Esto podría interpretarse como una pérdida de una oportunidad de mejora, máxime cuando lo que debe hacer Chile es profundizar la lucha contra el cambio climático y consolidar lo que ha avanzado hasta ahora.
Se advierten algunos desfasajes en los tiempos que plantea el proyecto. Ejemplo es la “Estrategia Climática a largo plazo” que se tiene que renovar a 10 años, y los compromisos frente al régimen internacional obligan en cinco años a presentar avances, de la mano de la Contribución Nacional Determinada, que es el mecanismo jurídico que impone el Acuerdo de París.
Se establece la posibilidad de qué porcentaje de reducción se fijen por autoridades sectoriales; estas reducciones se establecen en planes sectoriales de mitigación, lo que es un avance porque ellos estaban casi ausentes en las políticas climáticas hasta ahora emprendidas; hubiera sido deseable que de partida ellos estuvieran contemplados en la ley.
Entre los principios de la ley, vemos que la incorporación de ellos será positiva, en particular el principio precautorio aplicado en la práctica; y el de equidad, respecto del cual nos hubiera gustado un mayor desarrollo en el anteproyecto, atento que un escenario más robusto de lucha contra la problemática devendrá en limitaciones a derechos adquiridos que sería aconsejable se resuelvan a nivel legislativo para una actuación acorde con la estabilidad y la seguridad jurídica que debe preservarse siempre.
Un punto que honra la tradición en medioambiente es que se han incluido oportunidades de participación ciudadana en los procesos de dictación de instrumentos climáticos.
Vuelve a revalorizarse en el proyecto el diagnóstico como parte de las estrategias con que Chile ha enfrentado el fenómeno, sin dudas el diagnóstico ha sido una parte importante de las tareas que hasta ahora se han emprendido, avanzar del análisis a las medidas en sí es un desafío que esperábamos el anteproyecto concretara.
Sobre la transferencia de tecnología está prevista en el anteproyecto, pero no se conecta con inversiones ni con la política industrial y esto es una falla importante, si pensamos cómo los países desarrollados han enfrentado el cambio climático. Sobre el financiamiento se puede hacer el mismo comentario.
La presencia del sector privado está contemplada en el anteproyecto en tres ocasiones, por ejemplo el artículo 27 incorpora un sistema de certificación de GEI, la norma proyectada no es muy feliz y debería mejorarse, al igual que las oportunidades en que el sector privado participa en la lucha climática. Los sistemas de etiquetado es algo que relaciona cambio climático con comercio internacional lo que excede el ámbito nacional y tiene directas implicancias en los sectores exportadores.
El proyecto reconoce el rol de la ciencia en la lucha climática y plantea un repositorio científico de cambio climático, lo que a todas luces es relevante para abordar con una mirada chilena las soluciones nacionales a la problemática.
Entre los desafíos más relevantes de los asuntos de política climática se pueden encontrar en la investigación interdisciplinaria que se adapta mejor a una perspectiva de la tierra como un sistema holístico, esto es algo que, si bien no está expreso en el proyecto, es parte de los contenidos que debe preservar la ley marco.
El planteo de la posibilidad de utilizar instrumentos económicos para la gestión de Cambio Climático es bastante general, sería bueno establecer cuáles son e imponer tareas específicas para su concreción. Esto también se relaciona con el financiamiento.
Se incorporan evaluaciones de riesgo de cambio climático para iniciativas de inversión con recursos públicos, estas evaluaciones debieran generalizarse y plantearse mejor en la futura ley.
En este punto, nos preguntamos si por momentos el proyecto no se olvida de las regulaciones derivando el trabajo en otros instrumentos futuros, en lugar de regular directamente los procesos, allanando el camino de las instituciones que asumen la lucha contra el cambio climático.
La buena noticia es que se trata un anteproyecto, se espera que la participación ciudadana permita su mejora y que en definitiva haga realidad la lucha contra el cambio climático. La atención internacional que la COP 25 atraerá para Chile requiere una ley sólida que marque un avance y no una mera recopilación de que lo que se ha realizado hasta la fecha en materia de cambio climático, para cumplir realmente con el papel ordenador de la ley de la realidad.

PIERRE LÉNA, ASTROFÍSICO FRANCÉS Y EL CAMBIO CLIMÁTICO: “LOS EDUCADORES PUEDEN HACER EL CAMBIO A GRAN ESCALA”

24 de Mayo de 2019
Compartir en redes sociales Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Fundador de Office for Climate Education y protagonista de la reciente conferencia sobre educación en cambio climático realizada en Santiago, el científico entrega sus sus razones para relevar el fundamental aporte de la educación en este tema.

Durante dos días unas seiscientas personas llenaron el Salón Gorbea de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, mientras que otras tantas se sumaron por streaming, todas con un mismo interés: cómo hacer la diferencia, a través de la educación,  en temáticas de cambio climático, tema central de la Conferencia Internacional realizada el pasado 6 y 7 de mayo y que reunió a oradores y representantes de diversos sectores de la sociedad.

Uno de los protagonistas del encuentro fue el astrofísico francés Pierré Léna, miembro de LAMAP, InterAcademy Partnership, además de Office for Climate Education (OCE), entidad que invitó a un grupo de institutiones encabezadas por la Universidad de Chile, a través de su Vicerrectoría de Asuntos Académicos, el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, el Programa de Educación en Ciencias Basado en la Indagación (ECBI) y el Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE), así como también a la Fundación Internacional Siemens Stiftung, a co organizar la conferencia.

Con una larga trayectoria como investigador, Léna comenzó progresivamente a interesarse en la educación: “En 1996, en Francia, un grupo de científicos, en el que también había chilenos, empezamos a pensar en cómo mejorar la educación en ciencias en las escuelas”. Entonces el cambio climático no era un tópico dentro del currículum. Eso hasta que el artículo 12 de los Acuerdos de Paris reconoció institucionalmente el rol de la educación en el desafío climático. El consenso fue inmediato y recibió el apoyo de IPCC -Grupo Intergubernamental de expertos sobre cambio climático-, el de fundaciones como Siemens Stiftung y el de diversas academias de ciencias, entre ellas la chilena. En 2018, se fundó la Office for Climate Education en París, institución cuyo directorio es presidido por Léna.

Léna afirma que desde la OCE han podido identificar que los colegios no están preparados para enseñar cambio climático. Según él, hoy la ciencia se enseña como asignaturas separadas: física, biología, astronomía, etc, en circunstancias que el clima es un “tema sistémico que considera a la tierra en su globalidad. Son muchos los subsistemas que involucra, tales como la atmósfera, los océanos, la tierra y el sistema solar”. Una compleja realidad ante la cual los profesores han optado por simplificar los contenidos de manera de hacerlos comprensibles a sus alumnos. Sin embargo, y tal como advierte Léna, esta manera de abordar las materias conlleva el riesgo de simplificar en exceso la evidencia ciéntifica al punto de transformarla “en un cuento de hadas”.

Lograr la comprensión sistémica del tema ha sido el foco de los talleres y reuniones realizados por la OCE en Benin, África; Singapur, Asia y Francia, Europa. Un modelo que implica realizar además de la conferencia talleres para profesores y otros actores relacionados que dejen instaladas en ellos capacidades que les permitan replicar y multiplicar la enseñanza en cambio climático entre sus alumnos y colegas. En Santiago, el Taller de Formación: “Educación en Cambio Climático en la Escuelas”, reunió a 60 profesionales Latinoamericanos vinculados a la educación en dependencias del CIAE, fue liderado por ECBI y contó con la participación de Léna y Lydie Lescamontier de OCE París.

“Estamos acostumbrados a pensar en lo que pasó, en lo que está pasando, o en lo que pasará en un par de años más, no en qué va a pasar el próximo milenio. Es un cambio complejo en la manera de pensar”, dice Léna. Agrega que en la historia se han registrado hitos igualmente complejos como asumir que la tierra es redonda, o la existencia de los microbios, por lo que confía en que este paso también será posible: “He visto cómo los profesores admiran lo que la ciencia les revela del mundo y el deseo de compartirlo con sus alumnos. En Toconao y también en Cerro Navia he visto la alegría y la curiosidad de los niños, he visto cómo hacen muy buenas preguntas para las cuales sus profesores no siempre tienen respuestas, pero es ahí donde ellos al igual que los cientificos, debemos ser humildes y capaces de decirles no tengo la respuesta a tu pregunta, pero la voy a buscar”, agrega el astrofísico.

Con respecto a la próxima COP25 a desarrollarse en Chile, Lená señala: “Es una gran oportunidad para el país. La juventud está preocupada, los movimientos nos piden que actuemos, y uno de los grandes aportes de la COP es unir en un mismo lugar a diferentes actores ya sean científicos, políticos, economistas en torno a esta temática. Sin embargo, estoy convencido de que son los educadores quienes pueden hacer el cambio a gran escala. En democracia la gente tiene el derecho a decidir, y debemos esperar que decidan bien, que entiendan que el clima no es una opinión, sino un hecho científico”.

Continúa: “Debemos formar mentes críticas capaces de entender los hechos científicos y corazones esperanzados que comprendan que el futuro no está definido. Las dos cosas van juntas. Por supuesto que lograrlo no es solo reponsabilidad de las escuelas, también de las empesas, las universidades, el Gobierno, de la sociedad como un todo. La educación en cambio climático es conocimiento, pero también es acción”.  Y apunta a la dimensión ética del fenómeno: “La gente con más recursos siempre va a encontrar la manera de convivir con el cambio climático. Por eso me preocupan los más pobres, los que dependen de la agricultura de subsistencia, los que habitan viviendas precarias. Ellos no pueden contribuir a mitigar, ellos tienen que subsistir, y por eso son necesarias las políticas públicas, los subsidios, la solidaridad. El planeta tiene millones de años y ha sobrevivido a glaciaciones y erupciones, entre otros fenónemos, por eso nos tenemos que preocupar por la humanidad, por los pobres, ellos son nuestra reponsabilidad”.

Fuente: Paola Pino, Oficina Regional Latinoamérica Siemens Stiftung http://www.ciae.uchile.cl/

Palabras Clave: cambio climático   educación   ciencia

Aprender con tecnología es un derecho

Resultado de imagen para aprender con tecnología es un derecho de niñosComo educadores tenemos una gran oportunidad en la época en que nos ha tocado vivir, uno de los grandes cambios se esta produciendo en la cultura de nuestras niñas, niños y jóvenes. Creo que es difícil entender el punto de vista en que ellos entienden su mundo, que han pasado de ser consumidores a ser prosumidores, protagonistas de su multiverso, es una cultura totalmente líquida y para quienes asumimos el desafío de educarlos, corremos el riesgo de ahogarnos si no aprendemos a nadar en ella. Es una cultura que tiene muchas herramientas que en nuestra época no existían. Aunque no son expertos digitales se mueven en cuatro pilares fundamentales, es una cultura desorganizada, abundante, rápida, que se encuentra en cambio permanente, entonces vivir en ella es brutal y nosotros tenemos que asumir ese compromiso primero como personas, aunque tampoco podemos asumir toda la responsabilidad de implementar semejante desafío en un sistema escolar que no está preparado, pero si realizar pequeñas iniciativas metodológicas para realizar una formación más innovadora, porque en definitiva, estamos preparando niñas, niños y jóvenes para el futuro donde la alfabetización digital es un derecho fundamental.

Respecto de la presencia que tiene el teléfono celular en las vidas de los jóvenes, Valeria Odetti reflexionó: “Hay que formar nuevos contratos pedagógicos, hay que sentarse con los chicos, con los estudiantes, y construir nuevos acuerdos de uso de la tecnología en las aulas. (…) En estos nuevos contratos pedagógicos es muy importante el uso del tiempo y del espacio que se da, porque entonces los docentes empiezan a estar en contacto con los estudiantes, independientemente de estar o no en la escuela o independientemente de la hora de clase, y también hay que educar esas pautas de conducta”.

 

Transformas Cinema

DSC06010DSC_0040 (2)Transformas Cinema es una agencia audiovisual claramente sustentable, especializada en Alemania http://kmgne.de/ en producción audiovisual para conceptos sobre cambio climático, desarrollo sustentable, adaptación al cambio climático y medio ambiente https://ccclab.info/

Estamos capacitados para ofrecer un servicio profesional adecuado a las necesidades y recursos de nuestros clientes. Con énfasis en la realización de productos de alta calidad creativa, utilizando los mínimos recursos.

Nuestro desafío es desarrollar nuestro proyecto educativo EDUCAVISION CHILE https://educavisionchile.wordpress.com/ y para ello, ofrecemos la prestación de servicios en diseño, fotografía y video a personas, sector público y privado.